Sobre este blog

Este espacio de interacción académica está dedicado al debate, dicusión y exposición de artículos sobre la relación cultura popular/literatura en la narrativa colombiana. Ha sido creado y será administrado por el profesor Jaime Alejandro Rodríguez y contiene aportes de estudiantes de universidades que cursan el seminario

Solicitudes de privilegios de autor a: jarodri@javeriana.edu.co

———————

PRESENTACIÓN

¿Cómo han sido, a lo largo de su historia, las relaciones entre la cultura popular y la literatura en la narrativa colombiana? La respuesta a esta pregunta exige desarrollar en primer lugar, una revisión de la noción de cultura popular y luego avistar las maneras como la literatura se ha apropiado o ha incorporado sus códigos con miras a establecer las complejas pero ricas relaciones de esta diada.

Exploraremos una serie de aproximaciones a lo popular. En primer lugar, la dialéctica que surge de las tensiones entre lo que es o puede ser considerado cultura dominante, culta o de elite y cultura dominada, subalterna o periférica En segundo lugar, la asociación del término con lo que es propio del consumo masivo y la que lo relaciona con las clases populares. En tercer lugar, revisaremos las manifestaciones populares como productos emergentes de circunstancias materiales y humanas específicas. Finalmente, el concepto de lo popular será revisado como parte de ese proceso contemporáneo que Homi Bhabha, Frederic Jameson, Edward Said o Néstor García Canclini denominan ‘hibridación’. Se asumirá por eso la imposibilidad de hacer un estudio de esta naturaleza sin pararse en las diferencias: hablar de alta cultura, implica que hay una baja cultura; hablar de cultura de masas, implica que hay una que no lo es (diferencias que no son más que subconjuntos de una larga cadena de oposiciones: vulgar/refinado, puro/impuro, etc.); sin embargo, la actitud a promover es la de una búsqueda de los pliegues de esas diferencias, la exploración de los gestos con que se las borra y destituye constantemente.

De otro lado, proponemos asociar cultura de masas a la extensión de los medios masivos (radio, cine, historietas, fotonovelas, televisión) y a las formas de reproducción técnica, no sin estar consciente de la dicotomía que llega a establecerse entre cultura de masas y cultura popular, sobre todo si ésta se asocia más con la oralidad y con la tradición del folclor, una posición que vería en la cultura de masas más una influencia negativa que una forma de lo popular.

En literatura esta cadena de oposiciones llega hasta la distinción entre literatura y paraliteratura.

Se revisará la postura de varios intelectuales que han tratado el tema. Los primeros son aquellos que han estudiado el asunto desde la historia de las mentalidades, especialmente Roger Chartier y Carlo Ginzburg, quienes entienden de una forma no esencialista la relación entre cultura popular y alta cultura: ven en ese conjunto una relación horizontal de mutua influencia, de constante contaminación mutua (Chartier destaca como ejemplos de esa influencia mutua dos casos: el de Ginzburg, quien en su famoso libro El queso y lo gusanos, demuestra cómo Menochio, el humilde molinero casi analfabeta protagonista de su relato se apropia de lecturas literarias para argumentar y defender ante la Santa Inquisición su extraña cosmovisión; y el de Mijail Bajtin, quien en sus estudios sobre Rabelais, muestra la manera como este monje escritor cultísimo es capaz de dar cuenta en su literatura de la cultura popular del carnaval en la baja edad media). Pero también atenderemos los modos de uso y a las relaciones de fuerza que se establecen entre “las dos culturas”, acudiendo a autores tan cercanos como Jesús Martín Barbero, Carlos Monsivais , García Canclini y Amar Sánchez. El primero interesado por las recepciones y las resistencias y por la apropiación que se hace de los objetos culturales desde los usos; el segundo, por las manifestaciones más variadas de la cultura popular; el tercero profundizando en el carácter siempre híbrido de la cultura, atento a los conflictos y a las complejidades; y la última por una mirada de las relaciones (complejas y no esencialistas) entre “las dos culturas” que involucra la mirada política, una mirada que pasa por preguntas como: ¿es políticamente correcto el uso y apropiación de formas populares por parte de los miembros de la alta cultura? ¿No es necesario examinar la potencialidad política de los medios masivos y técnicos? ¿No implican los nuevos medios un fin a los sistemas “unitarios”, un pasaje esperado, conveniente a la heterotopía, un espacio de acceso a la democratización? Pero también: ¿no es caso la literatura la respuesta más interesante a esta situación de complejidad?

La alta visibilidad de la cultura de masas a partir de la segunda mitad del siglo XX, y cuyo signo más claro es su extensión y apropiación en obras típicas de la alta cultura, responde a la culminación de un largo proceso de expansión de las formas populares que, en un ambiente de conflicto (Stwart Hall), han luchado por legitimarse como formas privilegiadas de representación, capitalizando dos condiciones: la multiplicación de opciones expresivas que dan los nuevos medos (más allá de la escritura como forma privilegiada) y la convergencia de experimentación y consumo. En América Latina en particular, lo popular en la literatura ha estado presente ya sea en forma de géneros literarios populares, de influencias o animando el debate rechazo/canonización de las obras; de ahí la importancia de atender el hecho de que toda una narrativa perteneciente a la literatura culta se apropie y transforma los códigos masivos. Una apropiación que en todo caso implica al menos dos cosas; el reconocimiento de cierta funcionalidad de dichos códigos (encantar a un lector masivo, por ejemplo) y reconocimiento de cierta compatibilidad capitalizable de los dos códigos y que va a influir así mismo en dos espacios de lo literario: la flexibilización de su discurso (para dar cabida al código) y la movilidad de las fronteras canónicas.

En particular se revisaran aquí las siguientes relaciones:

  1. La cultura popular en la obra de García Márquez.
  2. Mentalidades y literatura: una forma de llegar a la cultura popular
  3. Ciudad letrada vs ciudad real
  4. El testimonio: voz popular en busca de forma
  5. Literatura y cultura de masas: un pacto fáustico
  6. Paraliteratura: espectáculo y democratización estética
  7. Noebarroco y cultura popular
  8. Cultura digital participativa: último escenario de la cultura popular
  9. Algunos géneros «populares«: novela policíaca, narrativa de ciencia ficción
  10. Literatura y Narcotráfico

14 Respuestas a “Sobre este blog

  1. Considero que la cultura popular: es el diario vivir donde se presenta como diria Marx la lucha de clases donde las clases mas bajas necesitan el minimo vital y la clase alta se apodera del capital .Son los regionalismos y las costumbres que diferencian a los departamentos.

  2. la cultura popular: Contiene la lucha de claes como diria Marx en donde la clase baja desea tener el mínimo vital para sobrevivir y la clase alta acumula el capital.
    Los regionalismos y costumbres de los ciudadanos hacen parte de ella.

  3. Comentario de prueba

  4. prueba para 1101

  5. prueba 1101

  6. La cultura popular, en mi opinión es bastante amoldable a lo que significa «masas», es tratar de identificar varios grupos de personas en uno solo, pero cuando se trata de literatura es necesario una distinción del propio autor en preguntarse, si escribir para si mismo o para las masas.

  7. La cultura popular, en mi opinión es bastante amoldable a lo que significa «masas», es tratar de identificar varios grupos de personas en uno solo, pero cuando se trata de literatura es necesario una distinción del propio autor en preguntarse, si escribir para si mismo o para las masas

  8. Profesor Rodríguez:

    Soy profesora de escritura en la carrera de Comunicación de la Javeriana.Cali y en este momento estoy llevando un curso sobre escribir textos académicos a partir de la Literatura testimonial en Colombia y el conflicto armado.

    Sería interesante hacer un foro con mis estudiantes y este blog tan interesante y completo
    Gracias
    Mg.Ximena Hoyos

  9. es interesante esta lectura de la CIUDAD LETRADA VRS CIUDAD RAL, por que embargan temas que generan poder, temas sociales y culturales, inclusive económicos, mezclandose de una manera inerente en La ciudad letrada. No obstante, hay una problemática que toca este tema. La problemática de la letra y el poder, de las relaciones entre los letrados y las estructuras de poder, como solo aquellos que podian escribir y leer podian dominar sobre los analfabetas y todo por un dominio de conocimiento.
    A los intelectuales les corresponde en este testo estar en el poder y dirigir a las sociedades coloniale, El poder de los intelectuales, de los letrados de la Colonia, residía en el dominio de la palabra escrita en una sociedad analfabeta. Los intelectuales eran la burocracia estatal que pasaba en limpio y ejecutaba las órdenes de la Corona. realmente es lo que pasa muchas veces en nuestro pais cuando solo los que tienen poder ya sea por razones economicas o sociales y a un por el conocimiento del poder manejan la gran burocracia.

  10. me parece muy bueno este sistema por el cual podemos leer los textos comentarlos y aun preguntar el mismo cada texto aun que es interesante no deja de proposionar en nosotros preguntas como que diferencia hay entre estas ciudades y la que vivimos actualmente.

  11. profesor jaime alejandro, en el texto de la cultura escrita en la prespectiva de la larga duraciòn, es una lectura que deja mucho que aprender desde la optica del autor, cuando escribe un libro lo importante que es valorar ese trabajo y que talvez con el transcurrir del tiempo las generaciones han venido despreciando o perdiendo el interes por leer estos escritos dejando a un lado el libro como tal e incursionando en los nuevos medios digitales que hoy en dia se tienen, esos manuescritos eran en un tiempo muy importantes por que era lo que el autor plasmaba la idea y la palabra puesta en letra, peo con la impreta se da la facilidad de copiar libros y sacar al mercado por cantidad perdiendo la esencia misma de ese manoescrita donde era la originalidad del pensamiento, ahora son transformados, copiados o cambiados, incluso parafraceados o escritos a medias por los que transcriben las ideas y los contextos que los libros trata. pienso que ya no es lo mismo leer un libro original a uno que lo han transformado con pensamientos muchas veces erroneos al original.

  12. profesor jaime alejandro, en el texto de la cultura escrita en la prespectiva de la larga duraciòn, es una lectura que deja mucho que aprender desde la optica del autor, cuando escribe un libro lo importante que es valorar ese trabajo y que talvez con el transcurrir del tiempo las generaciones han venido despreciando o perdiendo el interes por leer estos escritos dejando a un lado el libro como tal e incursionando en los nuevos medios digitales que hoy en dia se tienen, esos manuescritos eran en un tiempo muy importantes por que era lo que el autor plasmaba la idea y la palabra puesta en letra, peo con la impreta se da la facilidad de copiar libros y sacar al mercado por cantidad perdiendo la esencia misma de ese manoescrita donde era la originalidad del pensamiento, ahora son transformados, copiados o cambiados, incluso parafraceados o escritos a medias por los que transcriben las ideas y los contextos que los libros trata. pienso que ya no es lo mismo leer un libro original a uno que lo han transformado con pensamientos muchas veces erroneos al original.
    OMAR DIAZ ROJAS UNIVERSIDAD DISTRITAL ESPECIALIZACION

  13. Comentario Eduardo Villacrés

    El artículo «El testimonio: voz popular en busca de forma» me llamó mucho la atención. En primera instancia yo conocí el blog, debido a la recomendación del profesor Jaime Alejandro para la elaboración de mi trabajo de titulación. Sin embargo, fue durante la clase de Teoría Contemporánea y a través de la exposición del modulo «Cultura Popular» que pude ahondar en la temática testimonial. Uno de los aspectos que captó mi interés de forma instantánea fue las diferentes formas de narrar el testimonio. Según la entrada del blog, esta se puede segmentar en: literatura, cine, video, poesía, teatro, grafiti, periodismo y a través de algunas herramientas del ciberespacio.

    De esta forma, se puede escribir la historia de los olvidados, rezagados y de los que se encuentran lejos de los canales de comunicación oficial a través de varias formas y plataformas. Un ejemplo de ello es la vida de Baltazar Ushca, también conocido como el último hielero del Chimborazo que se dio a conocer gracias a varios perfiles periodísticos testimoniales que se divulgaron en los medios impresos masivos de Ecuador.

    Adjunto link del reportaje testimonial de Baltazar Ushca: https://www.youtube.com/watch?v=mESOZvOgs5k

    Otro aspecto a resaltar es la relación solidaria entre el letrado y los grupos minoritarios. La literatura testimonial es un espacio donde la pluma del escritor presta su capacidad comunicativa para que se exponga en la palestra pública la expresión de los rezagados. Es este carácter fraternal de lo testimonial el que hace de esta forma de narrar una de mis preferidas al momento tanto de narrar (en mi oficio de cronista) y leerla.

    Eduardo Villacrés Mosquera
    Universidad Javeriana

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s